EPIDEMIA DE ÉBOLA DEJA HUÉRFANOS A MÁS DE TRES MIL 800 NIÑOS

Desde hace poco más de un año se registró el brote de ébola en la República Democrática del Congo; más de tres mil 800 niños han quedado huérfanos o fueron separados de sus padres, informó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

La organización internacional detalló que los huérfanos por ébola ascienden, hasta el momento, a mil 380, mientras que los menores que han sido separados de sus padres son dos mil 469, principalmente de las provincias Ituri y Kivu del Norte, las más afectadas.

Conocen a la muerta

El jefe de programas de protección infantil de Unicef en el país, Pierre Ferry, reconoció que muchos niños han visto a sus padres morir debido a la enfermedad, y consideró que este mal ha sido “especialmente desgarrador para los niños”.

Muchos (niños) luchan contra dolor y ansiedad, mientras tienen que consolar y cuidar a hermanos menores. Muchos enfrentan discriminación, estigmatización y aislamiento».

Ante este panorama, el organismo ha capacitado a 906 asistentes sicosociales y psicólogos para brindar asistencia a niños huérfanos y separados, a fin de apoyarlos en sus necesidades físicas, sicológicas y sociales.

El brote actual es el décimo que la República Democrática del Congo ha sufrido y el peor desde su aparición en una parte remota del país en 1976, cuando la rara enfermedad fue controlada rápidamente con el aislamiento de pacientes, puestos en cuarentena.