EL VERDADERO ‘LOBO DE WALL STREET’ ANTICIPA EL FUTURO ECONÓMICO DE MÉXICO

Jordan Ross Belfort, autor del libro autobiográfico El lobo de Wall Street, cuya historia fue llevada al cine por el director Martin Scorsese en la película con el mismo título, considera que la economía mexicana tiene un futuro brillante y está en el top entre los países emergentes al lado de India, por su población y ubicación geográfica.

Sin embargo, el excorredor de acciones asegura que no se atreve a sugerir instrumentos de inversión en específico en México, pero lo que recomienda a quienes le preguntan cómo hacer dinero al invertir, es tener mucho cuidado y apostar con una visión de largo plazo, ya que el comprar y vender pronto difícilmente les dará ganancias, deberán pagar muchas comisiones y sólo enriquecerá a los brokers.

“Las personas necesitan ser muy cuidadosas cuando invierten su dinero, si trabajan y tienen ahorros, y no creo que el promedio de las personas deba sólo pensar en tratar de volverse ricos invirtiendo, deben tener mucho cuidado. La mejor cosa es invertir en instrumentos de largo plazo, cuando se compran instrumentos como índices de acciones o índices de deuda y los mantienen”, enfatiza.

Simplemente se debe mirar históricamente, la gente hace la mayor parte de dinero comprando algo y reteniéndolo y nada más, en muy pocas ocasiones funciona estar comprando y vendiendo, es mi recomendación ser cuidadoso”.

ESTRATEGIAS

Expone que en un lado de la ecuación hay algunas reglas en Wall Street en que se pone un costo y el broker agrega otro, porque ellos hacen dinero comprando y vendiendo y cobrando comisiones, es por eso que conviene comprar y mantener la inversión, esa es la mejor estrategia para que los brokers no hagan mucho dinero comprando y vendiendo.

Los manejadores de fondos hacen dinero de las ganancias, pero también cargan comisiones mágicas, lo cual es muy complejo.

En su paso por el país, Jordan expresa en entrevista con Excélsior que “México está en un muy buen lugar, por su demografía, por su proximidad con Estados Unidos, y para el largo plazo el panorama es muy, muy brillante”. México está en el top entre los mercados emergentes, creo que India es una historia muy fuerte también, creo ambos países son los más fuertes y Colombia en segundo lugar”.

Cuestionado acerca de qué instrumentos de inversión o sectores recomendaría en la economía mexicana, si sugeriría invertir en bonos del gobierno de México o en acciones, Belfort reconoce que no es un experto en la economía del país. “No lo puedo decir, te mentiría, no me gusta responder de cosas que realmente no conozco, supongo que a veces depende de qué bonos y qué acciones, hay oportunidades en México en el sector de telecomunicaciones y fuera de este mercado, las inversiones en bonos del gobierno son muy seguras pero los rendimientos son muy bajos”.

Rechaza declive de EU

Acerca de la expectativa del consenso de economistas que esperan un menor crecimiento para la economía de Estados Unidos en 2020, Jordan dice que eso nadie lo sabe, si alguien lo supiera a ciencia cierta los ricos comprarían acciones para controlar empresas, pero nadie lo sabe a ciencia cierta.

Se puede hacer dinero en buenos tiempos y en malos tiempos, pero yo no estoy de acuerdo con quienes piensan que le irá mal a la economía norteamericana, nadie sabe qué es lo que va a pasar realmente en la economía el próximo año, sería una cosa terrible que hubiera una destrucción económica, pero los bancos centrales pueden hacer más, pueden flexibilizar las restricciones monetarias, y la economía puede robustecerse, nadie sabe realmente qué va a suceder en 2020, pero lo que sí sé es que la gente puede hacer dinero en una buena economía, pero también en una mala economía”.

Acerca de la previsión del consenso de que la Fed bajará su tasa de interés en 2020, refiere que usualmente una baja de tasa de interés es buena para el mercado accionario. La ecuación es que cuando la Fed disminuye su tasa, el interés fijo de los Bonos del Tesoro es menor, entonces el retorno comparativo en el mercado es rastreado, si el inversionista va a recibir un porcentaje menor en el rendimiento de los bonos migra al mercado de acciones en busca de una mayor ganancia, hay una vinculación entre ambos mercados y la tasa de interés.

Creo que una cosa que he visto es que los individuos se preocupan mucho acerca de si la economía estará un poco mejor o un poco peor, pero el individuo aún tiene la oportunidad de hacer las cosas mejor en cualquier economía; yo no usaría del estado de la economía, eso es una excusa, e incluso se puede hacer dinero en épocas de crisis, es cuando más dinero siempre se hace”, expresa.

Jordan visitó el país para ofrecer una serie de conferencias con personas interesadas en escuchar sus experiencias. Además del libro The Wolf of Wall Street, que Belfort escribió en los días siguientes a su salida de prisión, también publicó Catching the Wolf of Wall Street. Antes de su publicación, recibió 500 mil dólares por adelantado de su editorial, Random House, y se inició una guerra de ofertas por obtener los derechos cinematográficos del libro. El exasistente fiscal de Estados Unidos que procesó a Belfort declaró que pensaba que algunos detalles del libro podían ser inventados. Finalmente se llevó a la gran pantalla la película de su libro El Lobo de Wall Street interpretada por Leonardo DiCaprio, y en la que él mismo aparece al final de la película.

Desde 2013, Jordan Belfort reside en Manhattan Beach, una pequeña ciudad del condado de Los Ángeles. Para la película El lobo de Wall Street, la revista Time publicó en enero de 2014 un artículo en el que informaba que, a pesar de lo inverosímil de algunos sucesos narrados en la película, todos ellos son mencionados Belfort en sus memorias.

SU HISTORIA

Jordan Ross Belfort ahora es un conferencista exitoso, pero que en el pasado estuvo preso 22 meses acusado de defraudar a mil 513 inversionistas y mediante un acuerdo fue liberado y sentenciado en 2003 a pagar prácticamente de por vida el 50 por ciento de sus ingresos a los clientes que estafó. Se estima que causó una pérdida de 200 millones de dólares a los inversionistas y fue condenado a indemnizar con 110.4 millones a sus antiguos clientes. En octubre de 2013, diversos fiscales federales presentaron una denuncia contra Belfort, al que acusaban de haber devuelto tan sólo 243 mil dólares en los últimos 4 años, cuando entre 2009 y 2013 tuvo unos ingresos de un millón 767 mil dólares por la publicación de sus libros, la venta de derechos y 24 mil dólares extra por sus charlas.