+488 882 9100 Sábado 24 de Febrero de 2018

DURAZO SE SACÓ LA RIFA DEL TIGRE


Durazo se

Mientras el país vive una época ESPELUZNANTE en materia de inseguridad y violencia, inseguridad y además la proliferación de organizaciones dedicadas a las más diversas formas de cometer actos delictivos; los candidatos a la presidencia de la república actualmente en campaña, como  José Antonio Meade y Ricardo Anaya, apenas se pronuncian tímidamente sobre el espinoso tema.

Y ante esa actitud omisa de los prospectos del PRI y del Frente, Andrés Manuel López Obrador vuelve a poner tema en la agenda anunciando que será Alfonso Durazo Montaño quien se encargue, de ganar en julio las elecciones presidenciales el taimado tabasqueño, de erradicar la inseguridad y acabar con la violencia del crimen organizado.

Lo malo para Alfonso Durazo es que López Obrador lo rodea de puros cartuchos quemados en materia de seguridad como el frívolo de Alejandro Gertz Manero, que serán quienes lo acompañen en la nada fácil encomienda de acabar con las mafias del crimen organizado que tienen a la sociedad mexicana sumida en el pánico, mafias que son tan peligrosas como la mafia del poder muchas veces denunciada, esa sí con toda razón, por López Obrador, pero estas son unas mafias cuya violencia es verdaderamente temible.

Las organizaciones criminales están demostrando un poder corruptor que ya incluso ha invadido el ámbito de los partidos políticos en sus procesos internos de selección de candidatos a puestos de elección popular.

El caso del asesinato de Miroslava Breach está estrechamente ligado a sus valientes denuncias de la intromisión del crimen organizado en los partidos políticos, concretamente en el PAN, donde el vocero estatal de ese partido y el alcalde de Chínipas, Chihuahua, Hugo Amed Schultz Alcaraz, grabaron a la periodista que había denunciado esa imposición.

Los panistas trataron de que Miroslava, que era de originaria de ese municipio, revelara sus fuentes para deslindarse de las versiones de que estaban entregando la plaza.

Posteriormente a los panistas mencionados entregaron la grabación a los líderes de la organización de los Salazar y sobrevino el fatal acontecimiento.

Ayer el extraordinario periodista Héctor de Mauleón, en su columna de El Universal, toca el asunto del asesinato de Mirolasva y ofrece una ruta de investigación que hasta ahora el gobierno de Javier Corral no ha intentado siquiera abrir como línea de auscultación.

El anterior es un ejemplo del poder corruptor del crimen organizado en México, que por la relevancia que adquirió, hoy es tomado como referencia.

Y a ese poder, económico, armado y logístico, es el que López Obrador promete acabar en solo tres años y le endosa la tarea a Alfonso Durazo, quien es un profesional del servicio público altamente eficaz, pero este reto es verdaderamente formidable.

La asignatura de la seguridad pública, más temprano que tarde, será uno de los temas de debate que libren los ahora precandidatos presidenciales.

Y para apoyar a López Obrador, Durazo no requiere de consultores ni de supuestos estrategas. Lo que debe poner en juego es su capacidad de organización y reconocida tenacidad para salir airoso de cada encargo que le ha tocado en suerte asumir.

Con todo, creo que Alfonso se sacó la rifa del tigre si López Obrador gana las elecciones del uno de julio próximo.