DIEGO RIVERA, ESTELAR; MUESTRA Y REMATE, CASA MORTON

La obra Paysage de Fontenay, de Diego Rivera, se exhibe en la exposición temporal Subasta de Arte Latinoamericano en el salón Candiles del Club Naval Norte, junto con otras 200 obras de artistas como Carlos Mérida, Leonora Carrington, Dr. Atl, Francisco Corzas, Rafael y Pedro Coronel y Luis Nishizawa, las cuales saldrán a la venta este jueves en la casa Morton Subastas.

Paysage de Fontenay, que está valuada entre 18 y 21 millones de pesos, retrata una campiña francesa y es considerada una de las últimas obras cubistas del muralista mexicano y fue expuesta en 2017 dentro de la muestra Picasso & Rivera. Conversaciones a través del tiempo, en el Museo del Palacio de Bellas Artes, dentro de los festejos por el 130 aniversario del natalicio del pintor mexicano, detalló Sofía Duarte, gerente del departamento de arte moderno de la casa Morton.

Las piezas, que se exhiben hasta mañana, pertenecen a 150 coleccionistas particulares mexicanos, y también incluye obras de creadores como Sergio Hernández, Rodolfo Morales, Jorge González Camarena, Alfredo Alcalde García, Joaquín Torres García, Roberto Matta y Carlos Cruz-Diez, entre otros.

“Sin embargo, lo destacado de esta muestra es que el conjunto de estas obras difícilmente pueden verse de manera pública, dado que han permanecido en colecciones privadas durante mucho tiempo”, explicó la también curadora.

“Esta subasta es una de las dos más importantes en Morton, pues sólo preparamos dos de estas dimensiones al año: mayo y noviembre. La tradición inició en 2010 y esta vez incluimos piezas muy especiales como el óleo cubista de Diego Rivera”.

Carrington, otra de las estrellas

Otra de las piezas más relevantes y de mayor costo es Dándole de comer a una mesa, de Leonora Carrington (1917-2011), con un precio estimado de 6.5 a 8 millones de pesos. La pintura data de 1959 y muestra una escena en la que una dama alimenta a una mesa animada, con cabeza de ave, mientras dos enigmáticos personajes la espían, y será incluida en el catálogo razonado de pintura de la artista que realiza Salomon Grimberg.

“Aunque lo cierto es que también tenemos piezas con precios muy atractivos; por ejemplo, obras de artistas como Fermín Revueltas que arrancarán desde los 30 mil pesos”, explicó Duarte, y se completa con creadores como Alcalde García, Roberto Matta y Cruz-Diez.

Otra pieza de gran interés es Octava avenida, de José Clemente Orozco, que podría describirse como un paisaje urbano captado con un trazo expresionista, la cual se exhibió en una muestra retrospectiva José Clemente Orozco: pintura y verdad, que itineró en el Instituto Cultural Cabañas y el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

“Esta pieza registra el momento en que Orozco viaja a Nueva York y resultó influido por todos los artistas de esa ciudad; el pintor mexicano logra captar sus calles. Es un trazo que no estamos acostumbrados a ver”, apuntó Duarte.

“Además, presentamos una pieza de Francisco Corzas que muestra un trashumante, que es una de las temáticas más emblemáticas del artista mexicano; o artistas cubanos como Roberto Fabelo, Carlos Ríos, José Vedea, del artista chileno Roberto Matta y del venezolano Cruz-Diez, así como artistas extranjeros que llegaron a México, en donde realizaron la mayor parte de su producción artística, como Carlos Mérida, Francisco Zúñiga y la propia Carrington, por mencionar algunos”.

¿Qué une a todos estos artistas plásticos?, se le pregunta a la curadora. “En esta subasta seleccionamos piezas que tienen una muy buena historia detrás; la gran mayoría han sido expuestas ya, están publicadas o tienen una historia interesante”.

Por último, explicó que para fijar el precio de una pieza se hace un estudio en el mercado y se estudian resultados en subastas de obras similares de los creadores en México y el extranjero.

Y si se tiene acceso a la galería con la que trabaja el artista o al propio artista se les consulta qué precio se maneja. “En general, en las subastas se tienen precios más bajos que las galerías, porque el sentido es que en la subasta se genere interés por el precio y la obra tenga la posibilidad de subir”, concluyó Duarte.