CRECEN PÉRDIDAS POR PIRATERÍA DE LIBROS

Cerca de 12 mil millones de pesos anuales pierde la industria editorial a causa de la piratería en México, donde cuatro de cada 10 libros vendidos no son originales, afirma Quetzalli de la Concha, presidenta del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (CeMPro), quien participará el 19 de febrero en la mesa Piratería editorial, en el marco de la 42 Feria Internacional del Palacio de Minería (FILPM).

Además, explicó que el creciente consumo de libros y música en formatos digitales ha abierto la puerta a problemas graves de ciberseguridad. “Hay que tener en cuenta una regla de oro y es que en internet nada es gratis, todo tiene un precio directo o indirecto, declarado o no”.

Recordó que un usuario de internet y redes sociales puede recibir el anuncio de un sitio web no oficial, en el que se ofrecen libros gratuitos de literatura latinoamericana o de algunos clásicos.

Así que en el sitio te enganchan para que ingreses y te convertirás en un número más de tránsito que redituará, al pirata digital, la posibilidad de vender espacios publicitarios, pues a mayor número de usuarios, mejor precio por sus espacios”, detalló.

Después el usuario pasa al siguiente nivel, dijo, y consiste en llenar un formulario con los datos para recibir novedades. “Ahí es donde obtienen tus datos personales –pese a que el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) explica que son nuestro patrimonio individual–, los cuales se trafican como bases de datos y pueden llegar a manos de un vendedor o ser la puerta de entrada de un defraudador”, comentó.

Pero viene el siguiente nivel, “y es cuando descargas el libro que te interesa. Entonces abres tu casa a través de la computadora o de tu dispositivo celular, ya que son el repositorio de tu vida personal, de tu vida social y laboral; es como abrirle a un desconocido la casa para que se dé una vuelta y vea qué le interesa”.

A través de esa ventana, “se abre la ventana al hackeo de tu equipo de cómputo y brindas acceso a datos sensibles y bancarios, posibilitando la realización de algún fraude o suplantación de identidad, lo cual es gravísimo”, advirtió.

Por último, De la Concha aseveró que la piratería del libro impreso no es tan barata como se cree, por lo que el consumidor no debería utilizar el argumento del ahorro, ya que la reducción del precio entre un pirata y un original es de 20 a 30 pesos, pero sí es un negocio redondo, ya que no paga editor, diseñador, formador, autor ni impuestos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 18 =