CON HISTORIETA, SE BUSCA FOMENTAR HÁBITOS ALIMENTICIOS SALUDABLES EN LA NIÑEZ

• Empresas e instituciones han aportado para promover en la niñez una alimentación sana, variada y suficiente.

Gracias a la solidaridad de empresas e instituciones, se entregarán 64 mil ejemplares de la historieta Para Comerte el Mundo, creada para promover que desde temprana edad las niñas y niños aprendan sobre la importancia de tener una alimentación adecuada y nutritiva, además de que identifiquen los alimentos saludables.

La creación y distribución de la historieta, forma parte de la estrategia integral Por Una Alimentación Sana, Variada y Suficiente, en la que las dependencias del eje de alimentación conjuntan esfuerzos para que en San Luis Potosí se logre la seguridad alimentaria.

Sumado a las acciones para brindar acceso a alimentación a más de 220 mil estudiantes y personas en desventaja de todas las edades, se trabaja para generar una nueva cultura alimentaria, a fin de que las personas tomen y coman productos que favorezcan su salud y sean nutritivos.

Las empresas que han aportado para la impresión de los ejemplares son Carl´s Jr, Citadella, Global Media y Praderas Huastecas. Asimismo, las instancias públicas que se sumaron son Congreso del Estado, Liconsa, Seguro Popular y Prospera.

La historieta Para Comerte el Mundo se entrega a niñas y niños en desayunadores y comedores comunitarios, así como a quienes participan en actividades preventivas y de atención de DIF Estatal. De igual forma, con la colaboración de la Secretaría de Educación de Gobierno del Estado (SEGE), se hará llegar la historieta a 40 mil niñas y niños.

El propósito de la historieta es incentivar el interés de la niñez en el tema de la alimentación sana, variada y suficiente, mediante actividades lúdicas, para fomentar desde la edad escolar hábitos de alimentación y nutrición más adecuados.

Cabe señalar que las actividades para promover una alimentación sana, variada y suficiente, incluyen desde procesos de certificación en estándares de competencia a personal y madres de familia, hasta pláticas, capacitaciones y talleres en comunidades, escuelas y con las personas responsables de los espacios alimentarios.