CÉSAR SECUNDINO MÉNDEZ ALISTA GRABACIÓN Y ESTRENO DE LA ‘SUITE LA MEXICANA’

A un año de que César Secundino Méndez (Torreón, Coahuila, 1985) se convirtiera en uno de los mejores arpistas del mundo, tras ganar el World Harp Competition en los Países Bajos, alista la grabación y el estreno mundial de la Suite La Mexicana, un concierto en cinco movimientos, escrito por Tonatiuh Vázquez y Carlos Zambrano para orquesta de jazz con arpa como instrumento solista, donde se vincula la música tradicional mexicana y el jazz.

El estreno está programado para septiembre próximo, en una sede por definir, en colaboración con la Orquesta Nacional de Jazz (ONJ), que dirige Manuel Huízar. En entrevista con Excélsior, el también compositor y arreglista Secundino Méndez, asegura que éste será el primer concierto para arpa y big band y reúne una mezcla de folclor mexicano y jazz.

Cada movimiento, apunta, está dedicado a una región de México. “El primero es una polca, luego viene un son chiapaneco, un son jarocho, otro istmeño y un huasteco. Además, es un proyecto multicultural, porque mezcla poemas en lenguas indígenas y va con algunos zapateados que también serán grabados”.

La intención de crear y estrenar esta obra, afirma el intérprete, “es llevar el arpa a otro terreno, porque normalmente está asociada al mundo de la orquesta clásica y lo que estamos tratando de hacer es sacar al arpa de ese cliché y ponerla a tocar con una big band, algo que no se había hecho antes”.

¿Cómo definiría esta obra?, se le pregunta al músico que ya ha tocado en Rusia, Ucrania, Bélgica, España, Alemania, Francia, Italia, Portugal, Finlandia y EU. “Siento que el compositor consiguió captar la identidad de la música mexicana, es decir, muchos de sus elementos. Un ejemplo es el movimiento sobre el son jarocho: logró evocar el sonido de la quijada de burro como instrumento de percusión. Creo que los compositores lograron traducir, de forma muy afortunada, los elementos armónicos y melódicos en cada una de las danzas”.

DISTINTOS ROSTROS

Para Secundino Méndez, “el arpa aún es un instrumento virgen que no se ha puesto en un terreno similar al del piano. Digamos que es un mundo inexplorado, pese a que cada arpa toca música completamente diferente”.

¿Hace falta más conocimiento del público hacia este instrumento? “Yo diría que sí, porque normalmente se le asocia con el arpa de la Lotería y dentro de la orquesta clásica. Así que, sí es un mundo completamente explotable y es lo que estamos tratando de hacer ahorita”.

¿Cómo lo ha cambiado el hecho de haber ganado el World Harp Competition? “A menudo me dicen que soy el mejor arpista del mundo, pero pienso que eso es relativo, porque ganar una competencia no te puede dar un título; todo es muy relativo. Pero es cierto que esa noticia no la esperaba”.

¿Cómo vivió la competencia? “Fue un concurso que duró un año, pero ni de chiste pensé que pasaría la primera ronda. Sobre todo, porque empecé a tocar el arpa a los 19 años, mientras que mucha gente comienza desde los cuatro años. Así que pasar la primera ronda, en Nueva York, y pasar a la final… fue una noticia que no esperaba y que me ha abierto muchas puertas”.

De momento, el premio ha incluido una gira mundial y eso le ha permitido a Secundino tocar en el Teatro Real de Holanda, en escenarios de China y Japón. Sin embargo, por ahora se concentra en el estreno de esta suite que podría revolucionar el uso del arpa.

La historia de Secundino Méndez ha sido vertiginosa en la última década. Se graduó como licenciado en Música, con el arpa como instrumento, en la UANL y poco después fue aceptado en el Conservatorio Superior de Música de Aragón (CSMA), en Zaragoza, España, donde se convirtió en aprendiz de Gloria Martínez. En ese momento inició sus exploraciones dentro del jazz y la improvisación en el arpa de pedales, guiado en estos temas por Enrique Lleida.

Posteriormente obtuvo un puesto como solista en el CSMA y, desde entonces, ha tocado en diferentes escenarios. Destaca su presentación en el Auditorio de Zaragoza, donde estrenó el Concierto para Arpa y Banda Sinfónica de Serge Lancen, en la que fue aclamado por los críticos europeos, quienes resaltaron su virtuosismo, haciendo hincapié en las improvisaciones durante las respectivas cadencias del concierto.

Pero luego de ganar el World Harp Competition, su pasión por el jazz y la música del mundo lo han llevado a escribir arreglos y composiciones que han sido estrenados por reconocidos arpistas en Italia, España, Inglaterra, Australia, EU y China.